Make your own free website on Tripod.com

 

 

"EL HERMANO MAYOR"
EL MAESTRO, EL AMIGO, EL SENDERO…!No. 63



PROLOGO

Algo interesante que durante el desarrollo iniciático de los discípulos se vé, es que siguen encontrando respuestas en las enseñanzas de su Maestro, aún cuando éste haya desaparecido fisicamente. En el pasar del tiempo, cada día se encuentra un nuevo matiz, un énfasis que dio en algún tema y que no se había captado en su momento; una claridad deslumbrante en una idea que repetíamos sin energía. Esta es parte de la relación permanente de Maestros y discípulos. Este fenómeno es cotidiano entre los discípulos del Maestre Estrada.

Sus discípulos lo recordamos como un impresionante comunicador que pasaba horas atendiendo una intensa actividad epistolar y la elaboración de breves mensajes escritos a sus discípulos, además de innumerables conferencias y clases de yoga, meditación, vegetarianismo, educación, tradiciones históricas de sabiduría, etc. El Maestre Estrada compartió con varios condiscípulos la enseñanza de su Maestre. Todos ellos formaron parte de una tradición que emana de una misma fuente, pero con una asimilación, responsabilidad y actuación diferentes.

Estos temas como los presentados en otros boletines anteriores, son recogidos entre la mayoría de los escritos y enseñanzas orales, con el objeto de distribuir al conocimiento global de su enseñanza y que han sido publicados en varios tomos por Solar Editores de la Red GFU, así como este prólogo es un resumen tomado del libro No. 3, condensado para dar una mayor claridad del objetivo principal que nos mueve a todos los que nos ha tocado la tarea de difundir su enseñanza apostólica para esta nueva Era.

Con el mayor respeto hacia EL y todos los Seres de Luz, que apoyan el legado de los MAESTRES, fraternalmente, PAX.!

Ga. Carlos Santos Puig

Miami, U. S. A. - 7 de Octubre del 2.004 - ¡FELIZ DIA DE LOS SAT ARHATS! Fiesta del Tricaya


Del mundo de Piscis

Estamos presenciando una época de transición. Se derrumba una civilización y se levanta una Nueva Era. La civilización que desde la venida de Cristo hasta comienzos de este siglo ha presenciado el mundo, es llamada civilización de Piscis, debido a que, con la entrada de nuestro Sol, en precesión equinoccial, por delante de dicha constelación, tuvo lugar el nacimiento de Jesús el Cristo. También se le ha llamado civilización occidental, por haber tenido su asiento en Europa y sus dominios, ya que el continente europeo se encuentra bajo las influencias de la constelación de los peces, o sea, de Piscis, esto es, que obedece a sus vibraciones.

Esta civilización se ha desarrollado con características netamente piscianas. Por ejemplo: la constelación está representada por dos peces colocados opuestamente, símbolo del antagonismo científico religioso que prevaleció en Europa y del que fue víctima el ilustre Galileo, entre otros.

Cada una de las constelaciones zodiacales tiene una palabra clave a la que obedecen los pueblos cuando están bajo su regencia. Ejemplo: la palabra de Piscis es "yo creo", por esto la civilización europea, obedeciendo a las vibraciones de su constelación, se estableció sobre bases religiosas, o sea, el poder papal y el dogma de fe, y ¿no es elocuente el hecho de que cuando se conmemora la pasión y muerte de Cristo se imponga tradicionalmente el comer pescado?, y ¿no es interesante observar que la mitra de los Obispos semeja la boca de un pez? Tampoco podemos silenciar los siguientes hechos que tienen una íntima relación con las características de la constelación, ellos son: el hecho de que Jesús caminó sobre las aguas nos habla de] dominio del hombre de Piscis sobre los mares. Hoy hasta por debajo del mar se viaja.

Y esto toma más interés cuando estudiamos que dicha constelación pertenece, astrológicamente hablando, a las llamadas constelaciones de agua. También es significativo que el agua, en estudios esotéricos, representa las pruebas que el candidato ha de pasar para alcanzar la luz.

En verdad, si seguimos el curso de la historia, desde la venida de Cristo, símbolo del Espíritu Divino e Instructor de la Era de Piscis, vemos que el grosor de la humanidad no ha hecho sino vivir una cadena de verdaderas pruebas. El analfabetismo, símbolo de las tinieblas, trajo la esclavitud con todos sus horrores; las guerras religiosas, nacidas de la falta de conocimiento de la verdad; la Santa Inquisición, etc. Y sí esto fuese poco, termina esta Era con dos guerras desastrosas de tipo no religioso, sino ya de tipo comercial e ideológico político.

Naturalmente que la humanidad, naciendo, creciendo, multiplicándose y muriendo en este estado de cosas, ha soportado el reflejo del cielo, simbolizado por el agua de la constelación, como una prueba para alcanzar en un futuro no lejano su liberación. Por esto la palabra "yo creo", que es la palabra clave de la constelación, ha sido la base de la civilización que toca su fin en nuestros tiempos.

La civilización de Piscis ha presentado sus características definidas y distintas a las de las otras civilizaciones, y coincidirá el fin de esta civilización con un cambio total de las costumbres y las creencias; La Biblia menciona estos tiempos como "el fin del mundo... fin de los tiempos

En verdad, se termina el mundo de Piscis y comienza el mundo del Aquarius, con una nueva estructura.

Del mundo de Aquarius

Pues bien, el tema del mundo del Aquarius tiene que ser enfocado desde varios ángulos, puesto que todo sufrirá una transformación, una evolución: la política, la ciencia, la religión, el arte, la filosofía la moral, en fin, todo será transformado.

Desde luego que para dar una idea exacta de ese mundo venidero, tendremos que comentarlo desde diferentes aspectos.

Creo conveniente que comencemos por ver el mundo del Aquarius, o sea, el nuevo mundo, desde el punto de vista filosófico; ya que la filosofía, como ustedes saben, es la madre de todas las ciencias y además, el mundo está entrando en una época de sapiencia y saliendo de una época de creencia.

En la charla pasada hablamos de la palabra clave de Piscis, que es "yo creo", y ahora entramos en la palabra clave de la constelación del Aguador o signo de Aquarius, que es la palabra saber. Para los individuos se traduce como "yo sé". No me extenderé en asuntos astrológicos, aunque, sea dicho de paso, /este punto encierra una profunda sabiduría cuando se estudia desde el ángulo astrológico y astrosófico.
Comenzaremos por observar que lo que está presenciando el hombre de hoy en materia de ciencia es algo asombroso, sin precedentes en la historia. Esto, a no dudarlo, está trayendo un despertar en la humanidad en todos los aspectos del pensamiento. La ciencia está comprobando hoy la verdad de postulados filosóficos antiguos que son base de los conocimientos actuales, por ejemplo: la ciencia está comprobando el principio hermético que dice "todo es vibración, nada está en reposo". Einstein, al presentar la teoría de la relatividad, no ha hecho sino afirmar el principio hermético que dice: "los planos se corresponden, todo es relativo"; "como es arriba, es abajo".

En esta forma estamos viendo que la humanidad actual está despertando a un profundo conocimiento de la llamada Verdad.

Pero ocurre un fenómeno muy importante, y es que así como se avanza científicamente, este avance abre las puertas de par en par a los vicios, porque los inventos favorecen la existencia de aquéllos. ¿Qué ocurrirá en el futuro con este estado de cosas tan complejo?

La cumbre de la evolución humana, a no dudarlo, consiste en el desarrollo de las facultades físicas, mentales y morales, de acuerdo a una moral universal, se entiende, de los hombres.

Con este desarrollo que será alcanzado por la raza del futuro, el hombre nuevo estudiará todas las ciencias con miras elevadas y no especulativas; estudiará la verdadera expresión del arte; practicará el amor universal, no el amor libre, entiéndase; tratará de ser sabio y útil; sano de cuerpo y de espíritu, en vez de aspirar a ser solamente poderoso; su conocimiento de Dios no tendrá fronteras; su sentido religioso se basará en ser uno con el universo, y sabrá asistir en todo momento al sublime ceremonial que nos ofrece la madre naturaleza.

Pero antes de que aparezca con todo su esplendor esta nueva raza, será eliminado el lastre humano que trata de impedir esta evolución del planeta.

El S.H.M. en Jerusalém, Junio de 1982

Acontecimientos futuros. Fin de los tiempos (I)

Para poder surgir con todo su esplendor la nueva raza que, a no dudarlo, será orgullo de su Creador, y que en términos bíblicos ha sido llamada "Hijo de Hombre", es menester exterminar cierto lastre humano que impide el nacimiento de ella, o sea, el surgimiento de ese estado social, verdaderamente puro y digno de ser la simiente de ese nuevo hombre.

Todos los datos que existen al respecto son valiosos, pero poco tomados en cuenta por el vulgo, primero, porque las fuentes de información son muy esotéricas y necesitan un estudio especial poco conocido por la humanidad, y segundo, porque al final de una de esas grandes etapas de evolución del planeta, el grosor de la humanidad se envilece, y aunque siempre aparecen los Instructores de cada ciclo haciendo un llamado y dando una orientación, la humanidad no les toma en cuenta, siguen con sus vicios, conscientes de sus errores, pero incapaces de cambiar.

Tenemos el caso de Krishna, Moisés, Jesús, quienes han traído una verdadera sabiduría para el mundo. Pero los hombres las han interpretado a través del cristal de sus intereses creados y así han surgido multitud de religiones y se ha deformado la verdad.

Siempre, al finalizar una etapa de evolución humana, hay un reajuste en la organización del planeta; a veces hay cambios de terreno; es el caso de la Atlántida, por ejemplo, que desapareció bajo las aguas en uno de estos reajustes.

En los actuales momentos estamos asistiendo a la finalización de la Era de Piscis, de 2,000, años, que coincide con el final de] gran período adámico de 6,000 años, cuyo término se espera para octubre del año 99 de este siglo. Desde el año 63 debe comenzar la época crítica de este final adámico, antes de entrar de lleno el principio de la segunda constelación, o sea, Aquarius. El nuevo tiempo es mencionado por La Biblia en estas palabras: " Al cabo del tiempo, tiempos y mitad de tiempo". Desde el 84 en adelante se espera un cuerpo celeste que penetrará en nuestro sistema planetario y su influencia hará que la Tierra verticalice su posición respecto a la eclíptica, ya que hasta nuestros días todos sabemos que su eje tiene una inclinación de 23º 27' de arco sobre el plano de su órbita. Esto hará cambiar para la vista de nosotros la posición de las estrellas.

También se sabe que aquel acontecimiento podría hacer desaparecer algunas porciones de terreno y haría aparecer otras, coincidiendo esto con las palabras del Profeta Isaías en el capítulo 65, versículo 17 que a la letra dice: "porque he aquí que yo crío nuevos ciclos, nuevos cielos y nueva tierra, y de la primera no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento".

Puede que este cuerpo celeste de que les estoy hablando sea el cometa Halley que según el recorrido de su órbita le toca su regreso para el año de 84 al 85.

Esta vez este cometa presentará el espectáculo más imponente que haya presenciado la Tierra, por su acercamiento tan trascendental hacia nosotros. Aunque es más seguro que aquel acontecimiento lo produzca un cuerpo errante de los llamados aerolitos, con proporciones gigantescas, pues se sabe que dicho cuerpo va a causar una lluvia de fuego en Europa, que calentará el mar en las costas.

Acontecimientos futuros. Fin de los tiempos (II)

En la charla anterior, al hablar de los acontecimientos que permitirán liquidar el lastre humano que impide el surgimiento de una civilización verdaderamente evolucionada, dijimos que Europa podría ser afectada por una invasión por parte de China; acontecimiento éste que sólo exterminará la presencia de ese cuerpo gigantesco, que como mencioné en la charla anterior, va a cambiar la posición del eje de la Tierra. Grandes marejadas, lluvia de fuego y grandes diluvios pondrán fin a esa contienda en Europa.

Por otro lado, el doctor Serge Raynaud de la Ferriere, presidente de la sociedad internacional de, las Sociedades Científicas ha mencionado la posibilidad del resurgimiento en las aguas del Atlántico del continente desaparecido hace unos 13,000 años llamado la Atlántida. Si esto llegase a ocurrir, se podría suponer que Europa sufriría un hundimiento, si no total, parcial.

Naturalmente que no deseamos que eso ocurra, pero debemos reconocer esta gran verdad: cuando la humanidad llega al final de un gran ciclo evolutivo, en virtud de que estos ciclos abarcan intervalos de tiempo muy largos, el hombre se olvida de los acontecimientos propios con que cierra o sella la naturaleza el final de cada uno de ellos y estos acontecimientos pasan a la historia como leyenda, pero no como una cosa digna de tomarse en cuenta para el presente.

Se olvida el hombre de que la mente instintiva de la Tierra está íntimamente ligada a la mente intelectual de la misma, que como en otras ocasiones les he hablado, está representada por la humanidad. La mente instintiva de la Tierra es la que maneja las leyes naturales que mantienen en actividad el planeta. Por esto, cuando la parte intelectual que está representada, repito, por la humanidad, llega al final de un ciclo de evolución, son menos los que alcanzan la comprensión de¡ plan que debe desarrollarse en el siguiente ciclo, siendo más los que permanecen apegados a sus costumbres y deformaciones del ciclo que toca su fin.

De esta forma, los que representan el pensamiento de la Nueva Era se encuentran impotentes para hacerles comprender a aquéllos, que tienen que apartar sus intereses creados, que tienen que elevar su estado de consciencia para poder manejar el mundo con justicia y verdadera elevación espiritual.

Siendo desigual la lucha, las mentes anquilosadas representan una rémora para la implantación de un nuevo estado de consciencia. Los representantes de este nuevo estado de consciencia se convierten en titanes de la verdadera espiritualidad de la época. Tiene que venir la mente instintiva de la Tierra en su ayuda, ¿en qué forma?

Cuando, por sus terquedades, ambiciones, deseos de dominio, y más que nada, por la falta de luz para resolver los problemas mundiales, se confabulan todos para destruirse unos a otros sin sentido común. Viene entonces la madre naturaleza en ayuda de aquéllos quienes, con mente clara tratan de enrumbarles por derroteros de verdadera paz.

Es el caso de la Atlántida, cuyos habitantes, según se nos enseña, alcanzaron una gran civilización, pero habiendo adquirido grandes conocimientos en la magia sexual, se deformaron y la naturaleza, después de alejar hacia lo que hoy es Egipto a aquéllos que implantarían una Nueva Era, hizo desaparecer bajo las aguas al lastre humano que impedía el surgimiento de la nueva raza.

También tenemos el caso de Moisés, a quien el faraón, hombre de mente anquilosada, intentó obstaculizar, tratando de oscurecer la luz que aquél traía para el mundo, y cuando ya creía, que le liquidaría con su poder material, la madre naturaleza vino en ayuda de Moisés y el ejército del faraón pereció bajo las aguas del mar.

". . . y el mundo será salvado por culpa de los pocos. . ." dice La Biblia, y en verdad son pocos los que actualmente están luchando para que se implante un mundo de verdadera luz, y son muchos los que, apegados a sus tradiciones y atavismos, afianzad ' os en sus poderes materiales, se preparan para una contienda, la que, por ser absurda, puede ser cortada por las manos de la naturaleza, dejando el campo libre a los pocos que salvarán al mundo con la antorcha de la Nueva Era.

La salvación del mundo por culpa de los pocos (I)

Nos dice La Biblia que la humanidad se salvará "por culpa de los pocos." El sentido común nos indica que es un símbolo que debe ser interpretado como la aparición de un pequeño grupo de hombres que, con una mentalidad muy elevada y de alta espiritualidad, se moverán entre los hombres de mente común para echar la simiente de un nuevo concepto de la vida, de nuevas costumbres y nuevos hábitos.

Es tan poco lo que en este sentido se ha hecho que podemos decir que todo está por hacerse y, es natural, sólo estamos presenciando la culminación de una etapa de evolución social, o sea, el fin de una Era o mundo, como lo menciona La Biblia, y como todo fin de Era, presenta una serie de deformaciones con respecto a sus principios básicos. Eso es lo que estamos viviendo hoy.

Es innegable que el mundo se encuentra envuelto en una serie de problemas que tienen a los hombres de gobierno, de la ciencia, así como a los dirigentes sociales, religiosos, etc., en una verdadera inquietud. No se puede detener el avance de la ciencia y con él el descubrimiento de armas de poder para destruir a la humanidad. No se puede detener el avance la ciencia, repetimos, y con él la aparición de las drogas heroicas, así como la superproducción de tipos de medicamentos inyectables, los que, si bien tienen una finalidad encomiable para determinadas dolencias humanas, por otro lado el abuso de ellos constituye un peligro para la salud social. Tal es el caso de los antibióticos, los que, aliviando los efectos de una enfermedad, por el abuso, o a veces por consecuencia, dan origen a nuevos males.

Podríamos señalar múltiples problemas de este tipo: el alcoholismo con sus nefastas consecuencias; el abuso del tabaco; el uso de las carnes que es tan pernicioso para la salud. Podemos decir, sin lugar a equivocarnos, que tres cuartas partes de las enfermedades que atacan al hombre de los veinticinco años en adelante tienen como causa principal la ingesta de toxinas de la carne. Naturalmente que así como el alcoholismo, es responsable, podríamos decir, de la mitad de los que ocupan las camas hoy en los hospitales, y de tres cuartas partes de los delincuentes que ocupan las cárceles, también el consumo del alcohol, las carnes, tabaco y café, son fuentes apreciables de ingresos económicos en casi todos los países del mundo.

Eso es lo que constituye la verdadera rémora en el problema de la salvación del mundo. Por ejemplo, nadie puede negar que si se suprimiese de la vida humana el uso del alcohol, el tabaco, las carnes, el café, se salvaría el mundo de estos cuatro tóxicos, que bien podríamos decir, desde un punto de vista netamente científico, son la vergüenza de la civilización actual. No esperemos que surja un tipo de hombre verdaderamente elevado de una humanidad que actúa bajo el dominio de estos cuatro tóxicos.

Dicen que a grandes males, grandes remedios. Y reconozcamos que el mundo actual se encuentra ante esta realidad, que tiene que afrontar una gran prueba, la de desligarse definitivamente de estos cuatro tóxicos que le tienen aniquilado tanto en lo moral como en lo físico y en lo espiritual.

La salvación del mundo por culpa de los pocos (II)

El mundo tiene que afrontar una gran prueba antes de ver surgir esa nueva raza llamada "Hijo del Hombre".

Esta prueba consiste en arrancar de una vez por todas hábitos tales como el uso del alcohol, el café, el tabaco y las carnes. No cesaremos en decir que hay que arrancarlos por tóxicos. Pero están tan arraigados en nuestra vida que nos parece que sin ellos, la misma carecería de todo aliciente; no obstante, ya son muchos los que viven felices libres de ellos. Estos son los vegetarianos, cuyo número, aumenta más y más cada día.

Pero al principio de este tema hablamos de la salvación de la humanidad y necesitamos aclarar este punto. No nos referimos a la salvación desde el punto de vista religioso, cuyo concepto nosotros, al entrar en estudio, respetamos. Pero sí a otra salvación, la salvación social. Debemos reconocer que con todos los adelantos modernos, si bien la mortalidad está disminuyendo, en cambio aumenta la delincuencia; el abuso de los tóxicos tiende a desequilibrar los nervios de la sociedad y ésta se mueve con un ritmo de agitación; todo se mueve aprisa, como si el mundo estuviese terminando una tarea por cumplir, una gran orden. El sentido común nos indica que si esto continúa así, aumentando en forma ascendente, lo que le esperaría a la humanidad sería un caos. Sabemos que en nuestros días cada vez más aumenta el número de los adolescentes que se hacen presa del alcohol y del cigarrillo, con las consabidas consecuencias de perder sus estudios y tomar caminos torcidos.

Por otro lado aparecen drogas, pastillas para todo, inclusive para estimular la mente, el ánimo, proporcionar el sueño cuando se pierde por el abuso de los estimulantes, etc. Todo esto es, a no dudarlo, un éxito de la mente científica, la que caracteriza a la humanidad de la Nueva Era. Pero esto ha tomado un incremento tal que bien podríamos decir que vivimos en la Era de los comprimidos. Son muchas las personas hoy que no pueden acostarse sin las famosas píldoras que le ayuden a descansar. Se estima que hoy mueren en México gran cantidad de personas al año por causa de abuso de pastillas.

Ya podremos comprender que esta humanidad dista mucho de ser la que represente la culminación de la raza humana. Al contrario, está presentando una degeneración espiritual muy parecida a la degeneración que existió en la antigua Roma. Hasta tenemos la representación de los gladiadores, quienes daban alimento a los instintos bestiales del pueblo, representados por los luchadores y el boxeo. También vemos el reflejo de las carreras de cuadriga, sólo que hoy no se usan carros romanos tirados por corceles, sino que se han sustituido por automóviles. Y qué diremos de aquellas fiestas que se daban en honor al Dios Baco, el Dios del vino, llamadas bacanales, ¿se han suprimido? No. Hoy existen, pero muy en privado, por supuesto.

Pero si bien existen hoy estas cosas que nos hacen ser pesimistas al pensar en una elevación espiritual para el mundo, también es cierto que ya entre los hombres se mueve el espíritu del Hijo del Hombre, está ya entre los hombres, pero éstos todavía no tienen ojos para verle. Viene a transformar las costumbres, a hacer nacer un nuevo concepto de la vida, a traer la luz a los pueblos.

La salvación del mundo por culpa de los pocos (III)

Los representantes de la Nueva Era ya se están levantando de entre los hombres Ya se mueve en la sombra el espíritu del Hijo del Hombre, que trae una nueva orientación, un nuevo concepto de la vida, una nueva luz para la humanidad.

Estos "pocos que salvarán el mundo". Se destacan, en primer lugar, en su manera de vivir exenta de vicios, no por seguir una línea religiosa, sino sencillamente por profilaxis del organismo; por la misma razón llevan a cabo una gimnasia al amanecer, después de la cual siempre se bañan con agua a temperatura ambiente. Usan la alimentación vegetariana, balanceada con huevos, leche, mantequilla, queso, nueces, etc.; no usan el café ni el té, y como es natural, no usan el alcohol ni el tabaco, en ninguna de sus presentaciones. Esta disciplina la enseñan con el ejemplo, para hacer ver que se debe acostumbrar el organismo a defenderse solo de los ataques del mundo exterior, evitando lo más posible la ingerencia de drogas en el organismo, las que lentamente van intoxicándole y van embotando la mente, incapacitándola para aceptar o comprender las verdades superiores.

Estos mensajeros nos enseñan que es preferible disciplinar nuestra vida para evitar las enfermedades, que crear cada vez más hospitales y drogas para atendernos cuando, por falta de disciplina, estemos agotados o intoxicados. No es crear hospitales y descubrir antibióticos lo que se necesita, sino establecer un sistema de vida social que regule nuestras funciones.

Tanto los médicos como los hombres de criterio comprenden en su futuro interno que la humanidad cada vez más pide un sistema sanitario de costumbres. Hay que desintoxicar el cuerpo, así corno la mente. Por ejemplo, cuando la humanidad se dé cuenta de que los catarros y resfriados vienen del uso del alcohol, del tabaco, de la carne, del café y del chile, así como de las trasnochadas, y que se curan simplemente con hacer un poco de cultura física y perderle el miedo al baño de agua fría a diario, y con simplemente tomar jugo de naranja con limón, se darán cuenta de cuánto ahorrarán en médicos y boticas, y se darán cuenta también cuán caro resulta el uso de los tóxicos que ocasionan los catarros.

Pasemos a otro punto. Los mensajeros que viene esperando la humanidad nos enseñan que la delincuencia se combate con instrucción y disciplina en los penales, porque una penitenciaria no debe ser un lugar de venganza, sino de corrección. Por ejemplo, si un reo que por alguna causa va a permanecer cuatro años más o menos en una cárcel, se encuentra con que al entrar será sometido a una disciplina en el comer (no comer carne, no fumar), y que se verá obligado a hacer gimnasia al amanecer y bañarse con agua fría, y además de esto estará obligado a estudiar, de acuerdo a su categoría o clase, estamos seguros de que al cumplir su condena saldrá un hombre distinto, tomando en cuenta que al reo hay que alentarle, estimularle y no reprimirle. Muchos de los reos salen peores de las cárceles por el medio ambiente en que se mueven, por la forma en que se les trata. En el mundo que se avecina cambiará hasta el sistema de manejar los penales.

Gurú Dr. JOSE MANUEL ESTRADA


"ES PREFERIBLE UN HOMBRE TRABAJANDO POR LA PAZ, QUE UN EJÉRCITO DEFENDIÉNDOLA" - J.M.E.